Juguemos en el bosque, ¿mientras algo no está?

April 17, 2019

Hace tiempo escribí sobre la delgada línea que separa la tendencia de “palear” con destruir, y lamentablemente siento la necesidad de ser majadero y volver a tocar el tema.

Esta vez mencionaré un caso específico por dos razones: primero, porque está ubicado en Las Varas, lugar donde aprendí a hacer mountainbike y que considero mi patio y segundo, porque es un claro ejemplo de la erosión producido por deportistas.

 

Hace un poco más de un año a alguien se le ocurrió abrir un sendero con la idea de que sea una línea fluida con saltos y peraltes, en la quebrada que bordea la primera parte del camino de servicio que se usa para subir de San Carlos de Apoquindo hacia la Hacienda Las Varas. La idea era buena, pero la ejecución no. La primera vez que pasé por ahí me dio mucha tristeza ver el nivel de destrucción: TODOS los árboles que estaban en el centro de la quebrada habían sido talados, hasta cierto punto en que había que salir de la quebrada a pie. Hablé con la persona que hizo esto, me comentó que sintió que se había excedido con la intervención y por eso no continuó abriendo huella. Quedamos de acuerdo en que había que cerrar este sendero para que se recupere la flora dañada.

A principios de año volví a internarme dentro de la quebrada para ver cómo estaba y me sorprendí al ver que siguieron cortando árboles indiscriminadamente varios metros más abajo en la quebrada. Habían muchos litres talados hasta quedar solo raíces y tocones, bollenes mutilados de cualquier forma para que sus ramas no molestaran, nidos de aves en el suelo, ramas cortadas a la fuerza y árboles que se estaban muriendo ahogados porque tenían gran cantidad de la vegetación extraída encima de ellos. (Para mi sorpresa, vi que muchos tocones tenían hojas nuevas, lo que demuestra la alta resiliencia y capacidad regenerativa que tiene el bosque esclerófilo.)

 

 

 

Frente a este panorama, decidí cerrar definitivamente el sendero. Las ramas y restos de árboles que habían sido talados, fueron suficientes para cubrir la antigua huella creada por las ruedas que pasaban e instalé un letrero para indicar que la quebrada estaba en recuperación. Parece que a la comunidad le pareció buena idea, porque tiempo después vi que otro personaje anónimo reforzó el cierre con unas ramas como varas verticales para tapar aún más la entrada a la quebrada.

 

La intención es que tomemos conciencia de que los lugares en que practicamos nuestros deportes al aire libre son áreas naturales y sitios de conservación de la flora y fauna endémica de la zona en que vivimos, áreas que año tras año están más amenazadas, sobre todo si consideramos que el bosque esclerófilo es de muy lento crecimiento. Mi llamado está lejos de prohibir el mountainbike o desincentivar el deporte outdoor. Quiero invitar a los deportistas de Las Varas y de otros lugares, a que pensemos en la sostenibilidad del deporte en la naturaleza, y que adquiramos prácticas deportivas que no sean tan invasivas ni destructivas. 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

July 11, 2016

June 2, 2016

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square